domingo, 15 de agosto de 2010

Treinta y tres


Oscurece en un cielo agotado de nubes

oscurece en las almas del desierto chileno.

Los pájaros negros inician su vuelo.

en la húmeda ruta, ahogada de lágrimas...

Son treinta y tres gemidos que nacen y mueren

el peso del tiempo aplasta sus sueños,

son treinta y tres pares de ojos quebrados

sorbiendo en los surcos que dejan sus miedos.

Son treinta y tres bocas selladas al fuego,

que escuchan el débil latido del tiempo

apuntando fervientes sus rezos a lo alto

aferrados a la tierra que acuna sin brazos.

Son treinta y tres heridas punzando en el alma

buscando respuestas ,esperando el milagro

con un solo grito que escapa y que espera

aún en las sombras, esperan soñando......


Margarita Parada Palma.

(Un sentido homenaje a treinta y tres hombres encerrados

en una mina de nuestra tierra, pasan los días y a pesar

de todo el esfuerzo humano, aún esperan..Gracias

por vuestras palabras...)

2 comentarios:

Blue dijo...

HERMOSO POEMA MARGARITA
BESOS
bLUE

mparadapalma dijo...

Gracias Blue.
Otro beso para ti